Batidos sin licuadora

Las mejores alternativas para batir sin licuadora

¿Quieres hacerte un batido pero no tienes licuadora? Se trata de un utensilio de cocina muy común y tradicional pero que no todo el mundo suele tener en casa. Aunque puede ayudarte mucho a la hora de conseguir preparar recetas de todo tipo, lo cierto es que no es una herramienta 100% indispensable para poder elaborar tus platos.

En Mami Recetas queremos ayudarte a que siempre puedas comer lo que quieras. Por eso, en este artículo te descubrimos las mejores alternativas para batir sin licuadora. ¡Fáciles, rápidas y muy efectivas!

Trucos para batir sin licuadora

Aunque no tengas licuadora en casa puedes disfrutar, igualmente, de deliciosos batidos y licuados perfectos para cualquier hora del día. Se trata de un utensilio de cocina que no es imprescindible y que puedes imitarlo siguiendo otros métodos fáciles de llevar a cabo.

Aquí te descubriremos cuáles son las mejores alternativas para batir sin licuadora y que, así, puedas aprender a cocinar el plato que quieras, cuando quieras.

Uso de varillas para batir

Uno de los trucos más efectivos y sencillos es batir alimentos con la ayuda de varillas. Con ellas podrás batir ingredientes como, por ejemplo, la yema de un huevo, una salsa, etcétera. En el caso de que no dispongas de varillas puedes usar un tenedor pero, dependiendo de la consistencia de los ingredientes, puede ser que no terminara de serte útil.

De forma manual se puede conseguir batir sin licuadora, es decir, sin necesidad de usar una herramienta eléctrica. Pero, para poder hacerlo manualmente, es imprescindible que la textura que estemos elaborando sea ligera y cremosa pues, de lo contrario, será muy complicado que podamos batir con varillas o tenedores.

Cómo hacer claras a punto de nieves

Imagen: Africa Studio || Shutterstock

Cuchara de madera

En el caso de que estés en plena elaboración de recetas de repostería (pasteles, panes, galletas, etcétera), la masa a batir suele ser más consistente y pegajosa. Por tanto, en estos casos, el uso de un tenedor o varilla sería insuficiente. Pero puedes probar con una cuchara de madera con la que podrás batir bien toda la mezcla aunque, eso sí, te costará bastante más rato.

Cómo hacer batidos sin licuadora: consejos y ejemplos




En el caso de que quieras saber cómo batir sin licuadora porque tu objetivo es prepararte refrescantes y deliciosos, entonces tienes que saber que es muy fácil. El motivo es que, por lo general, estos batidos están formados por frutas y verduras, ingredientes con texturas suaves y fáciles de manejar. 

De todas formas, tenemos que tener en cuenta que no nos servirá cualquier tipo de fruta o verdura sino que, solamente, aprovecharemos aquellas que tengan un tacto más suave y fácil de manipular. Lo ideal es que optes por escoger ingredientes que sean blandos para que, así, podamos batir sin licuadora perfectamente. Aprende cuáles son los mejores batidos de frutas que puedes tomar cada día.

Receta de smoothie de aguacate

Batido de plátano sin licuadora

Uno de los mejores ejemplos a la hora de batir sin licuadora es preparar una bebida a base de plátano. Esta fruta es muy fácil de triturar y, lo cierto, es que podremos crear una masa, simplemente, presionando con un tenedor, cuchara, etcétera. Para preparar un batido de plátano sin batidora ni licuadora, tan solo necesitarás estos ingredientes:

  • Plátano
  • Yogur natural
  • Agua o leche

Lo único que deberás hacer es presionar el plátano para convertirlo en una pasta y, después, mezclarlo con el resto de ingredientes. ¡Y listo! Fácil, rápido y delicioso. Conseguirás disfrutar de un delicioso (y nutritivo) batido sin necesidad de usar ninguna costosa herramienta de cocina como es el caso de la licuadora.

Como ves, es posible batir sin licuadora siempre y cuando los ingredientes que queramos cocinar sean manipulables y "blandos". En caso contrario, lo mejor es que optes por comprarte una batidora o licuadora que te ayudará a elaborar recetas y preparaciones más sofisticadas.

9 herramientas que no pueden faltar en tu cocina

Compartir este artículo