trucos para tamizar en cocina

Conoce los mejores trucos para tamizar en cocina

Cuando queremos elaborar pasteles, tartas o recetas que llevan harina es muy habitual tamizarla previamente para evitar que, durante la cocción, aparezcan grumos. Pero este procedimiento no siempre se hace de forma correcta y, por eso, al final es posible que termines teniendo un plato con una textura diferente a la que deseabas.

En Mami Recetas queremos ayudarte a que puedas preparar las recetas de manera perfecta y, por eso, en este artículo te desvelaremos los mejores trucos para tamizar que tienes a tu disposición. Son fáciles, rápidos y efectivos por los que seguro que conseguirás preparar platos... ¡de rechupete!

Cómo tamizar harina: 4 trucos que tienes que saber

Contar con un buen tamizado es muy importante para conseguir que la receta consiga la textura idónea. Pero ¿qué es exactamente tamizar? No es más que convertir un ingrediente que tiene una textura más granulada en otra más fina al pasarlo por un filtro que también se puede llamar "tamiz". Con este sencillo procedimiento lo que se consigue es eliminar grumos e impurezas que puedan afectar a la receta.

Por eso, como tamizar es algo muy importante en la cocina, a continuación te indicaremos algunos de los mejores trucos para tamizar. Presta atención a todos ellos y conseguirás tener a tu disposición ingredientes de primeras calidades con los que elaborar platos deliciosos.

1. Usa un colador para tamizar




Es una de las maneras más sencillas y populares de poder tamizar harina si no tienes un tamiz. Pero, aunque parezca muy sencillo, lo cierto es que hay una técnica de cocina que deberás seguir para obtener la masa que andas buscando. Lo mejor es que, cuando añadas el contenido al colador, lo presiones con un tenedor o con una cuchara y, así, conseguirás aplanarlo y que se filtre mejor por el colador. Una vez listo, tendrás que ir removiendo la harina con movimientos circulares y, así, conseguirás el resultado que andabas buscando.

2. Con una batidora o una Thermomix

En el caso de que no tengas tiempo que perder y quieras conseguir una masa sin grumos y homogénea, una opción muy recomendada es usar una batidora o una Thermomix. Para conseguir un buen tamizado tendrás que añadir la harina en su interior y encender la máxima velocidad dejando que trabaje durante 2 minutos como máximo. Con este sencillo método conseguirás reducir los grumos de una forma muy rápida y, además, harás que entre más aire a la masa.

3. Con varillas manuales

También podrás tamizar la harina de forma fácil usando una batidora de mano o varillas manuales. En este caso, lo que tienes que hacer es añadir la harina en un cuenco o en un recipiente hondo de tamaño considerable y con la ayuda de las varillas realizar movimientos circulares que contribuyan a eliminar los grumos. Es un acto parecido al de batir los huevos con varillas o con un tenedor pero, en este caso, no estarás tratando con huevos sino con harina.  Con este procedimiento también añadirás aire a la receta así que conseguirás una base perfecta para tus platos.

4. Tamizar con una cuchara

Y terminamos esta lista con los mejores trucos para tamizar para hablar de otro de los métodos más efectivos que te ayudarán a obtener la masa que deseas. Para ello, tan solo tendrás que poner harina en una cuchara y dar diferentes toquecitos en un bol o recipiente procurando que los grumos no caigan en el interior del bol. El resultado que obtendremos no será tan preciso como los mencionados anteriormente pero sí que te ayudarán a reducir los grumos de tus recetas.

Ahora ya conoces los trucos para poder tamizar la harina sin necesidad de tener un tamiz. Síguelos y podrás disfrutar de recetas mucho más suaves y con un acabado casi profesional.

Compartir este artículo