Cómo preparar caldo casero

Los secretos para cocinar el mejor caldo casero

Uno de los platos tradicionales de nuestra comida es el caldo casero. Se elabora sobre todo en los meses más fríos del año y, también, es uno de los platos estrella durante las fechas navideñas pero... ¿sabes cocinarlo correctamente?

En este artículo queremos ayudarte a que prepares una receta impresionante y, por eso, a continuación te ofrecemos los mejores secretos para cocinar el mejor caldo. Con ellos, conseguirás aprender a cocinar una receta gustosa, sabrosa y nutritiva que, seguro, encantará a toda tu familia.

6 trucos para hacer un buen caldo casero

La receta del caldo casero se va pasando de generación en generación. Se trata de un plato tradicional que se elabora de forma particular en cada hogar. Sin embargo, si quieres disfrutar de una receta impresionante, te recomendamos que sigas estos consejos que a continuación vamos a descubrirte. Son trucos fáciles y sencillos con los que podrás aprender a cocinar este plato y lograr un sabor único.

1. El tamaño de los ingredientes

Uno de los primeros secretos para cocinar el mejor caldo que tienes que tener en cuenta es que los tamaños de los ingredientes deben ser en su justa medida. Tienen que tener un tamaño medio y, que todos ellos, tengan aproximadamente el mismo.

Además, deberás limpiar bien los ingredientes antes de cocinarlos pues, de lo contrario, las bacterias y suciedad podría afectar al sabor del caldo casero que estés preparando.

2. El caldo se tiene que "espumar"

Para conseguir un caldo buenísimo es importante que lo espumes, de esta manera, retirarás las impurezas que desprenden las verduras. Para hacer este proceso, simplemente, deberás ir retirando la espuma que se creará en la superficie del caldo. Usa una espumadera y, aproximadamente, cada media hora ve retirando la acumulación de esta espuma. Ten en cuenta que puede ser blanca o marrón.


Con este proceso lo que consigues es retirar las toxinas que desprenden las hortalizas cuando se cocinan. Por tanto, lograrás un sabor impecable de tu caldo.

3. Retira la grasa del caldo casero

También deberás desgrasar el caldo durante la cocción. Piensa que tanto las carnes como los pescados pueden contener grasa y, por tanto, cuando se cocinan pueden crear una película grasienta en el caldo. Deberemos tirarlo para evitar que el caldo pierda calidad. Para hacerlo, lo mejor es que esperes a que esté frío y, entonces, podrás ver por ti mismo cuál es la capa de grasa que tienes que eliminar.

4. Cuela el caldo cuando lo cocines

Otro de los  secretos para cocinar el mejor caldo es que lo cueles cuando ya estés listo. Lo mejor es que uses el colador para pasar todo el caldo a otra olla que esté limpia completamente. De esta forma, conseguirás que el sabor no se vuelva agrio y que se mantenga en mejor estado durante más tiempo.

Si quieres conservar el caldo, la mejor manera de hacerlo es dejar que se enfríe ligeramente. Cuando ya esté listo, tendrás que guardarlo en la nevera o en el congelador. No es recomendable que lo dejes reposar toda la noche porque los ingredientes podrían fermentarse y afectar a su sabor.

5. Asa los huesos de la carne

Si quieres que tu caldo casero quede delicioso, uno de los mejores secretos es que optes por asar previamente los huesos de la carne que vas a usar (ternera, pollo, cordero...). Con este sencillo truco conseguirás que tu caldo esté mucho más intenso y que tenga un color más fuerte.

6. Vino para aromatizar tu caldo

Otro de los  secretos para cocinar el mejor caldo es que uses un poco de vino. Aunque te parezca una locura lo cierto es que mojar previamente las verduras o la carne en un poco de vino te ayudará a que el plato sea más sabroso. Para ello, nada mejor que mojarlos ligeramente y, después, pasarlos por el fuego para que se evapore el alcohol. A continuación, ya podrás añadirlos en el agua y listo. Conoce los usos sorprendentes del vino en cocina y utiliza este producto para tus recetas.

Compartir este artículo