fundir definicion

Fundir

Hay muchos procesos que se pueden realizar dentro de la cocina y, cada uno de ellos, cuenta con unas características y particularidades propias. Cuando hablamos de fundir alimentos nos estamos refiriendo a cambiar el estado sólido de dichos ingredientes para que se tornen líquidos.

En Mami Recetas queremos que descubras la técnica de fundir alimentos y, por ello, a continuación te descubrimos todo lo que debes saber. Además, también te daremos algunos "tips" para que aprendas a fundir chocolate ya que es uno de los ingredientes que más se suelen someter a dicho proceso.

Fundir alimentos en la cocina: el método

Cuando hablamos de que vamos a "fundir" algún alimento en nuestra receta lo que estamos indicando es que vamos a cambiar su estado sólido a líquido. Esto lo conseguimos gracias a la aplicación de calor en el alimento que consigue modificar su consistencia y darle un toque más líquido y suave.

No todos los alimentos se pueden fundir. Por ejemplo, la carne o el pescado no se puede fundir. Solo se puede hacer con alimentos como el queso, el chocolate, la mantequilla, etcétera. Ingredientes más suaves y con una consistencia más cremosa.

Cuando fundimos un alimento conseguimos que este se derrita y se convierta en una masa uniforme y líquida. Se puede hacer este procedimiento de múltiples maneras:

Consejos para fundir el chocolate y no quemarlo

Uno de los alimentos que más son propensos a ser fundidos es el chocolate. Y es que, al hacer este método, conseguiremos disfrutar de un delicioso chocolate derretido que nos permitirá mojar magdalenas, churros, croissants, etcétera.

Para poder obtener un chocolate fundido y delicioso tan solo tienes que tener en cuenta estos consejos:

  1. Funde el chocolate al baño María
  2. Si lo haces en el microondas hazlo en un recipiente de vidrio y en intervalos de 30 segundos
  3. No dejes que se enfríe demasiado tiempo o, de lo contrario, podrá volver a solidificarse
  4. Controla en todo momento el estado del chocolate: así evitarás que se queme.

Compartir este artículo