Errores de cocinar verduras

Errores típicos que cometemos al cocinar verduras

Las verduras por lo general no están en el top ten de las comidas preferidas de muchas personas, sin embargo, deberían ser un producto fundamental en cualquier alimentación equilibrada. Hay muchos tipos de verduras, de sabores diferentes y con las que es posible elaborar deliciosas ensaladas, guarniciones e incluso platos completos.

Las verduras son una fuente imprescindible de vitaminas, minerales y de fibra, todas ellas sustancias imprescindibles para el correcto estado de salud de nuestro cuerpo. Una dieta sana definitivamente incluirá una gran variedad de verduras.

Aprender a cocinar verduras no es difícil en absoluto y además hay un montón de trucos para darles esa dosis extra de sabor que tanto nos gusta. Por ejemplos, existen muchos condimentos para dar sabor a las verduras y disfrutar de ellas. Pero también es cierto que seamos novatos o no tenemos que tener mucho cuidado para respetar el producto todo lo posible y conseguir aprovecharlo al máximo.

Los mayores errores a la hora de cocinar verduras

Respetar la textura de los alimentos y conseguir mantener su sabor es una de las claves de la buena cocina. Este es así también para las verduras, por eso es importante tener cuidado de no hacer ciertas cosas a la hora de cocinarlas.

Guardar las verduras sin quitarles la humedad

La humedad favorece el desarrollo de los microorganismos que contribuyen al proceso de putrefacción de los alimentos. Si tenemos la suerte de contar con verduras recién recogidas del campo, de esas que aún traen la humedad del agua de lluvia o del rocío,  para conservarlas frescas durante el máximo tiempo posible debemos guardarlas en la nevera, pero previamente tenemos que secarlas bien.




Por el mismo motivo debemos evitar lavar las verduras con mucha antelación. Es cierto que es mucho más cómodo a la hora de cocinar contar con las verduras ya lavadas, pero es mejor hacerlo en el momento para que conserven sus propiedades durante el máximo tiempo posible.

Cortar las verduras con mucha antelación

A veces tenemos un hueco a lo largo del día y podemos decidir dedicarlo a preparar los alimentos para cocinarlos más tarde, esto implicaría pelar y cortar hortalizas y verduras. Sin embargo, debemos tener en cuenta tanto el tiempo que van a permanecer cortadas como el tipo de verduras de las que se trate. Por ejemplo, no habría problema con dejar picadas las cebollas o los pimientos guardados bien secos en un  tupper en la nevera, también podría hacerse con calabazas y calabacines, pero no con tomates, berenjenas o patatas que se oxidarían rápidamente. Aprende las diferentes formas de cortar las verduras que puedes utilizar para tus recetas.

Comprar verduras con mucha antelación

Evidentemente casi todos nosotros estamos muy ocupados y no tenemos tiempo de ir todos los días al mercado, pero hay algo que es evidente, las verduras cuanto más frescas sean mejor. Si vamos al supermercado y compramos verduras sin una planificación, lo más seguro es que pasen directamente del frigorífico al cubo de la basura. Desde el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente se ha informado de que 8 de cada 10 hogares españoles tiran a la basura alimentos sin cocinar. Aprende el secreto para alargar la vida de las verduras para que aguanten por mucho más tiempo.

Desechar la mayor parte de las verduras

Hay personas que a la hora de preparar y limpiar las verduras desechan la mayor parte, lo cierto es que la mayoría de las vitaminas suelen encontrarse en la piel, pero si decidimos pelarlas para evitar los pesticidas es mejor usar un utensilio que la corte muy fina. Así mismo debemos tener en cuenta que la verdura seguramente no presentará un color uniforme en toda la pieza, eso no quiere decir que todas las partes más oscuras estén mal.

Cocinarlas más de la cuenta

Como todos los alimentos las verduras tienen un punto justo de cocción en el que conservan sus propiedades, tienen una textura agradable  y su punto de sabor es el ideal. Si nos pasamos las verduras adquieren una textura viscosa que no las hace nada apetecibles.

Ensaladas saludables y fáciles de hacer

Compartir este artículo