como cocinar los garbanzos para evitar gases

Cómo cocinar los garbanzos para evitar los gases

Sabemos que las legumbres son pesadas de digerir. Ingredientes como las alubias, las lentejas o los garbanzos pueden hacernos sentir pesadez estomacal así como provocar la aparición de gases. Sin embargo, tienes que saber que existen algunos trucos para aprender a cocinar las legumbres sin que haya riesgo de generar gases intestinales.

En este artículo de Mami Recetas queremos descubrirte cómo cocinar los garbanzos para evitar los gases. Para ello, te ofreceremos un listado con algunos de los mejores trucos que hay para cocinar las legumbres de una forma más ligera y digestiva. ¡Toma nota!

4 trucos para cocinar los garbanzos para evitar los gases

Uno de los ingredientes más ricos, nutritivos y saludables son los garbanzos. Se trata de un alimento ideal para incorporar en nuestra dieta semanal porque nos aporta carbohidratos y proteínas por partes iguales, además de ser bajo en grasas saturadas. Por ello, se recomienda incluir este tipo de alimento que, además, aporta mucho hierro y nos ayuda a estar fuertes y sanos.

Pero a muchas personas, los garbanzos les producen gases y, por ello, deciden evitarlos al máximo en la dieta. Sin embargo, no tienes porqué renunciar al sabor ni a los nutrientes de este alimento ya que existen algunos trucos perfectos que te ayudarán a reducir el riesgo de gases.

Aquí te informamos sobre los mejores métodos para cocinar los garbanzos para evitar los gases. Léelos con detenimiento y conseguirás disfrutar de un plato ideal para tu organismo.

Añade especias a la cocción de garbanzos

Uno de los trucos más sencillos y efectivos consiste en añadir algunas especias o hierbas aromáticas en la cocción de esta legumbre. Opta por las especias más digestivas para que, así, sus propiedades hagan que los garbanzos sean menos flatulentos. Además, estos condimentos te ayudarán a mejorar el sabor y hacer que tu receta esté deliciosa.

Algunos de los mejores ingredientes para los garbanzos son:



  • Hinojo
  • Tomillo
  • Romero
  • Comino

Bicarbonato de sodio para reducir los gases

Un truco típico de las abuelas es incorporar un poco de bicarbonato de sodio al agua o a la mezcla donde estés preparando los garbanzos. Tenemos que tener en cuenta que el bicarbonato, además de ayudarnos a cocinar los garbanzos más tiernos, es muy conocido por ayudar a los procesos digestivos y, por tanto, si lo añadimos a la receta conseguiremos que el plato se más liviano y más fácil de digerir.

Pero, eso sí, para incorporar este truco de forma correcta, deberás añadir el bicarbonato al agua de la cocción antes que las legumbres. Solo así, conseguirás preparar un plato digestivo y perfecto para tu organismo.

Corta el hervor

Otro de los mejores trucos para cocinar los garbanzos para evitar los gases es que, a media cocción, cortes la cocción. Con este sencillo truco conseguirás reducir la presencia de oligosacáridos, el componente que existe en las legumbres y que hace que sintamos gases a la hora de digerirlas.

Para hacerlo, lo mejor es que cuando la preparación esté hirviendo en su punto máximo, apagues el fuego durante 10 minutos o, sino, añadas un poco de agua fría en la olla que cortará la ebullición. Este es uno de los trucos más conocidos y efectivos que te ayudarán en tu receta.

Prepara los garbanzos como puré

Y, por último, si no quieres renunciar al sabor de los garbanzos pero, realmente, te sientan muy mal, una de las mejores opciones es preparar otras recetas más digestivas. El puré de garbanzos, por ejemplo, es mucho más ligero y más fácil de digerir que otros alimentos. Con este plato, conseguirás reducir la presencia de gases sin renunciar al exquisito sabor de los garbanzos, así como a sus ricos nutrientes.

Compartir este artículo