Recetas para niños

Deliciosa receta de pizza de espinacas para tus hijos

A los niños en general les encanta comer platos sabrosos, en los que puedan ver claramente los ingredientes con que están preparados, que sean llamativos y de sabores bien reconocibles. Esto es así porque su paladar es muy joven todavía y no está acostumbrado a la amplia gama de sabores que disfrutamos los adultos, así como tampoco a las mezclas de ingredientes que no consiguen distinguir bien todavía.

Por eso algunos platos sencillos y muy sabrosos les resultan tan atractivos. Es el caso de la pizza, el plato italiano por excelencia que para los peques, más que un plato de comida, es toda una fiesta. Y aquí te traemos una receta italiana para que prepares una deliciosa pizza de espinacas con la que tus pequeños se chuparán los dedos, para que no vuelvas a sufrir porque no quieren comer verdura. ¿Preparada? Vamos allá.

El primer paso es hacernos con los ingredientes para preparar tu pizza. Si quieres conseguirlos al mejor precio, puedes utilizar cupones de descuento en alimentación, una forma sencilla y cómoda de ahorrar a final de mes. Y teniendo en cuenta lo que te comentamos de los sabores en los niños, hemos escogido unos pocos ingredientes que no les saturen y que les inviten a comer. Necesitarás lo siguiente:

  • 300 gramos de harina
  • 1 sobre de levadura
  • 250 mililitros de agua
  • Un paquete de palitos de mar
  • Un paquete de gambitas peladas
  • 200 gramos de queso rallado para fundir


  • 200 gramos de espinacas
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Tomate frito (opcional)

Como puede que decidas prepararla desde el principio elaborando tú misma la masa -sin duda la mejor opción desde nuestro punto de vista- vamos a enseñarte a hacerlo paso a paso. ¡Verás qué acabado tan auténtico consigues!

  1. Para preparar la masa para la pizza necesitarás un bol. En él introduce la harina y añade el sobre de levadura. A continuación mézclalo todo y cuando la levadura esté bien integrada en el conjunto vierte el agua y agrega media cucharada sopera de aceite. Vuelve a mezclarlo todo y luego añade un poco de sal.
  2. Cuando tengas toda esta mezcla lista, ya puedes empezar a batirla con un batidor de mano o una batidora eléctrica. Llegará un momento en que te cueste batir la mezcla al haberse vuelto bastante compacta. En este momento añade un poco de harina por encima y amásala con las manos hasta que obtengas una bola, como si estuvieses jugando con plastilina. Ahora debes dejar que la levadura actúe. Cubre el bol con un trapo limpio y déjalo reposar media hora.
  3. Cuando destapes el bol verás que la masa ha crecido. Ya puedes empezar a darle forma. Colócala en una tabla de madera, espolvoréala con harina y utilizando un rodillo de cocina o un vaso largo colocado horizontalmente empieza a amasarla. Más allá de la típica forma redonda puedes darle la que tú quieras, como por ejemplo la de algún personaje animado que les encante a tus hijos.
  4. Ahora añade los ingredientes que le darán todo su sabor. Recubre toda la masa con las espinacas que previamente has descongelado. Luego corta los palitos de mar en multitud de trocitos y repártelos por toda la superficie junto con las gambitas. Por último, cúbrelo todo con delicioso quedo rallado para fundir y, si quieres añadir un toque extra de sabor, tomate frito.

Ya solo falta introducir la pizza en el horno durante aproximadamente 20 minutos a 220 grados, hasta que el borde empiece a dorarse. Tus pequeños no podrán resistirse a tu nueva receta a la italiana… ¡Mamma mía!

Compartir este artículo

Sin comentarios

Añade tu comentario