cómo preparar natillas caseras como las de tu abuela

Prepara natillas caseras como las de tu abuela con estos trucos

Si hay un postre que gusta tanto a niños como a adultos este es el de las natillas. Se trata de una suave crema de leche que tiene toques de vainilla y con un sabor delicioso. En realidad, las natillas proceden del postre tradicional de la crema catalana pero, en este caso, la receta se realiza sin usar caramelo ni quemarlo.

En Mami Recetas queremos ayudarte a que sepas preparar natillas caseras tal y como hacía tu abuela. Y, por eso, vamos a darte una serie de consejos que te ayudarán a aprender a cocinar este este delicioso postre. ¡Pongámonos manos a la obra!

Consejos para preparar natillas caseras buenísimas

La base de la crema catalana es una especie de crema de huevo o vainilla que se cubre con azúcar o caramelo crujiente. De aquí es de donde proceden las natillas, un postre típico de nuestra gastronomía y que gusta a las personas de todas las edades.

El motivo es que las natillas combinan un leve espesor con una cremosidad inconfundibles. Además, se pueden condimentar con deliciosos ingredientes como, por ejemplo, canela, pepitas de chocolate, etcétera. Pero pese a ser una receta tradicional, no todo el mundo sabe preparar unas buenas natillas.

Por eso, a continuación, vamos a descubrirte los tips que tienes que saber para preparar natillas caseras como las de tu abuela. 

Añade los huevos en una mezcla tibia

Para conseguir que las natillas caseras te queden de rechupete, nada mejor como añadir los huevos a una mezcla que esté tibia. Pero tienes que ir con mucho cuidado en este momento de la receta porque el cambio de temperatura podría modificar el sabor de los huevos. Por ello, lo mejor es que los añadas lentamente y que los remuevas con mucho cuidado para que, así, los huevos vayan aumentando su temperatura de una forma progresiva.

Sírvelas con un bizcocho o galletas

Aunque puedes optar por presentar las natillas de forma individualizada, lo cierto es que si quieres que el postre sea tradicional, tienes que servirlas con bizcochos de soletilla o, también, con galletas del estilo "María". De esta forma, le darás más consistencia a este deliciosos dulce y harás que, al probarlo, sientas retroceder en el tiempo y estar en casa de tu abuela.


Haz un Baño María suave

Para que las yemas de tus natillas suban y queden perfectas, lo que se recomienda es que lleves a cabo un baño María suave. También puedes optar por colocarlas en una placa de inducción a una temperatura muy baja, de esta forma, conseguirás la textura que buscamos para nuestra receta.

Usa leche entera para tus natillas caseras

Si quieres que las natillas realmente queden como las de tu abuela, nada mejor que usas ingredientes tradicionales. Y la leche entera resulta fundamental. No tiene el mismo sabor la leche semi o desnatada que la entera y, por eso, tu receta no quedará igual si te decantas por otra variedad láctea. La leche entera contiene materia grasa que le da esa textura y ese sabor inconfundible.

No te olvides de la maicena

Otro de los ingredientes imprescindibles para tus natillas es la maicena. Se trata de un componente que le aportará más consistencia a tu postre y conseguirá que las natillas no se estropeen durante el proceso de ebullición. Además, le darán un toque más ligero y rico a tu receta.

Sorprende a los tuyos al preparar natillas caseras

Ahora que ya sabes cómo hacer las natillas de tu abuela, a continuación queremos darte algunas sugerencias para que este plato esté buenísimo. La natilla puede ser la base de tu postre en el que incluyas otros sabores deliciosos como:

  • Granos de café
  • Pepitas de chocolate
  • Canela en polvo
  • Hojas de menta (¡sorprendente y delicioso!)

Compartir este artículo