trucos para deshuesar aceitunas en casa

3 trucos para deshuesar aceitunas en casa

La tarea de deshuesar aceitunas puede resultar realmente dificultosa si no se posee un deshuesador, puesto que el hueso suele estar muy adherido a la parte interna de la aceituna. La manera más fácil y rápida para deshuesar, consiste en desprender la parte comestible del hueso en trozos, desde la parte exterior. No obstante, si las necesitas enteras, este método no te va a servir, ya que la dañarás, además de que quedarán machacadas y su presentación no será bonita.

Si lo que quieres es lograr extraer el hueso de las aceitunas, conservando su forma lo máximo posible, deberás utilizar otro tipo de alternativas sencillas que podrás hacer cómodamente en casa y con la ayuda de utensilios de cocina muy comunes. ¿Quieres descubrir estos secretos y poder deshuesar las aceitunas sin complicaciones? Presta atención a los 3 trucos para hacerlo, a continuación.

¿Cómo deshuesar aceitunas sin deshuesador?

Lo ideal para deshuesar aceitunas, sin correr el riesgo de modificar su precioso aspecto, es empujar el hueso para que salga por el lado de la aceituna. Hay 3 formas de hacerlo de manera efectiva. ¡Aprende estos trucos para deshuesar aceitunas y ponlos en práctica!

1. Método del cuchillo de cheff

Para que este primer truco surta efecto, deberás utilizar el lateral de un cuchillo de hoja ancha, los denominados cuchillos de cheff. Estos cuchillos de cocina son los que se suelen usar para cortar la verdura. Para realizar este método, deberás colocar la aceituna encima de una tabla de cortar de madera o de plástico y presionar con fuerza sobre ella. Comprobarás que la carne se abre con facilidad, dejando paso al hueso. Con mucho cuidado y siempre de una en una, tendrás tus aceitunas deshuesadas en menos que canta un gallo. Trata de poner en práctica este método con aceitunas no demasiado blandas, pues si no son lo suficientemente tersas correrás el peligro de que se machaquen demasiado.

2. Método de las tapas de plástico




Este otro truco consiste en colocar la aceituna entre dos tapas de plástico, de esas que se usan en las fiambreras, para que te hagas una idea. Seguidamente, deberás golpear las tapas con un objeto contundente como puede ser el culo de una botella o un martillo. Enseguida podrás ver como las aceitunas se rajan ligeramente y el hueso sale por un extremo con facilidad. Este proceso también se debe hacer de una en una y deberás tener cuidado de no machacar en exceso las aceitunas.

3. Método con las manos

En este último secreto para deshuesar, tan solo necesitarás los dedos de tus manos. Basta con coger la aceituna y presionar con los dedos ambos extremos, haciendo fuerza para que se raje un poco y pueda deslizarse el hueso por un extremo. El único inconveniente de este método es que necesitarás de mucha fuerza para lograrlo y maña para no dañar las aceitunas. Como es obvio, solamente podrás hacerlo de una en una.

Consejos y advertencias

En caso de necesitar deshuesar un número muy elevado de aceitunas, es mejor dejar de lado los trucos anteriores y hacerlo con herramientas específicas para ello. Puedes hacerlo comprando un deshuesador. Pero si aún así necesitas más rapidez, lo ideal es optar por una máquina para deshuesar aceitunas, ya que podrás deshuesar hasta 2000 aceitunas por minuto.

  • Si quieres evitar hacerte daño con el método del cuchillo de cheff, un consejo es mantener el lado filoso del cuchillo hacia el otro lado. De esta manera evitarás accidentes imprevistos.
  • Ni se te ocurra exprimir o apretar demasiado fuerte las aceitunas si no quieres que a nadie se le rompan los dientes. Ten en cuenta que si presionas en exceso, el hueso se puede quebrar, quedando residuos duros e incomibles dentro de la aceituna.

Compartir este artículo