Cómo arreglar un guiso quemado

Cómo arreglar un guiso que se ha quemado sin que se entere nadie

Tranquilidad no te ha pasado solo a ti. Es una imagen típica ponerte a guisar, dejar un guiso al fuego, ir a hacer cualquier otra cosa, distraerte demasiado y empezar a oler sospechosamente  a quemado. Entras en pánico y ya te ves llamando a los bomberos si eres muy alarmista, o tirando toda la comida a la basura si eres un poco menos. Pero esto no tiene por qué ser necesariamente así,  a no ser que realmente tu comida se haya calcinado seguramente (si no son lentejas el sabor a quemado se extiende en este plato más rápido que la pólvora) haya algún arreglo.

¿Cómo evitar que el guiso se queme?

La primera solución es intentar evitar que se queme. Puede parecer simple, pero tenemos un par de consejos que te ayudarán a que esto no ocurre.

  • Vale esta puede ser una cuestión de Perogrullo, pero hay un aserie de cosas que podemos hacer para evitar que el guiso se queme, la más evidente (no te enfades) es estar pendiente y no olvidar que has puesto la cazuela en el fuego.
  • Vigilar que el nivel de líquido no baje demasiado y si se puede remover a menudo la comida.
  • Poner la tapa a la cacerola, de esta manera conseguiremos que se evapore menos caldo.
  • Una vez que hemos llevado al guiso al nivel de ebullición podemos bajar el fuego y mantenerlo a un nivel medio bajo.

¿Qué hacer si el guiso se ha quemado?

Tampoco dejéis que aquí cunda el pánico, con un poco de suerte podréis aprovechar alguno de estos trucos y conseguir que los comensales no se den ni cuenta del accidente:

  • El primer paso en cuanto no demos cuenta de que algo se ha quemado es retirar la olla del fuego y colocarla sobre una superficie fría


  • No remover, repetimos, bajo ningún concepto remover el contenido de la olla. Tiene una razón lógica, el quemado está en el fondo, si removemos extenderemos el sabor a toda la comida, si no lo hacemos se quedará en el fondo y podremos salvar el resto.
  • Buscar una cazuela limpia y volcar en ella el contenido de la olla en la que se nos ha quemado la comida. Lo quemado permanecerá pegado al fondo de la primera olla. Si ves partes quemadas o con mal color retíralas también.
  • Prueba el guiso, asegúrate de retirar todo lo que pueda saber mal. Y si mantiene todavía algo de sabor entonces intenta corregirlo.
  • Las maneras de corregir el sabor podemos resumirlas en dos, añadir más caldo para que el sabor se diluya, o añadir una patata troceada y retirarla tras dejar que hierva un rato. El objetivo de añadir y retirar la patata es que esta absorbe sabores, con lo cual al retirarla se llevará la mayor parte del sabor a quemado.

¿Cómo hacer que nadie se entere de que se te ha pegado la comida?

A veces no nos gusta que los demás se den cuenta de nuestros accidentes o despistes así que eliminemos las pruebas del delito

  • Limpiar la olla quemada. En primer lugar retiraremos los restos de comida quemada, utilizaremos objetos de madera o silicona para no rayar el fondo de la olla, no nos preocuparemos ahora de los restos que están más pegados.
  • Añade agua con lavavajillas y desengrasante a la cazuela con los restos pegados, incluso puedes poner la mezcla un poco al fuego para que se despeguen antes, aunque normalmente no te hará falta. Una vez pasado un tiempo podrás limpiarla con facilidad.
  • Probablemente aún quede otra prueba de la que deshacerse, el olor a quemado. Pues bien, un olor se neutraliza con otro, y qué mejor olor que el de café recién hecho. Hazlo con las ventanas cerradas conseguirás cambiar el olor a quemado por el del café recién hecho. Aprende diferentes formas de quitar el olor a humo de tu cocina para que nadie sepa lo que ha ocurrido.

Ahora que ya sabes cómo poner solución a un guiso quemado, puedes pasar al siguiente nivel de emergencias. Aprende cómo arreglar el exceso de picante en tus guisos de la forma más sencilla posible. Nada impedirá que tu plato esté delicioso.

Compartir este artículo