trucos para que el pan siga como recien hecho

6 trucos para que el pan siga como recién hecho

¿Hay algo más rico y agradable que el pan recién hecho? Históricamente el pan ha sido un alimento básico para la humanidad, afortunadamente hoy no lo es tanto y podemos disfrutar de una alimentación mucho más variada y equilibrada, pero es cierto que el pan sigue siendo un producto imprescindible en la mayor parte de nuestros hogares.

Antiguamente, una hogaza de pan se mantenía en perfectas condiciones durante días. Hoy en día, lo cierto es que el pan se endurece con mucha rapidez debido a los procesos de fabricación industrializados que reducen los tiempos de fermentado y horneado, al abuso de las levaduras y el empleo de las masas congeladas en lugar de masa madre. Todo esto hace que el pan se seque rápidamente de manera que incluso un pan que compramos por la mañana ya está reseco por la noche.

Por eso queremos contaros unos cuantos trucos que ayudarán a conservar fresco el pan que compréis durante mucho más tiempo.

Los mejores tips para conservar tierno el pan

Con estos trucos que os traemos conseguiremos alargar más tiempo la vida del pan:

Comprar un pan de calidad

Comprar un pan de calidad seguramente no sea la opción más barata, pero realmente nos durará mucho más tiempo, sin obviar que en general está mucho más bueno. La clave de los panes de calidad está en los tiempos de fermentado de la masa, hay panes cuya masa se deja reposar solo una hora, esto hace que se endurezcan rápidamente, un pan cuya masa ha reposado unas 16 horas tendrá una calidad muy superior y durará fresco mucho más tiempo.


Utilizar una bolsa de tela

La manera de conservarlo es importante, la principal causa por la que el pan se endurece rápidamente es porque pierde la humedad. Si lo dejamos al aire este proceso de pérdida de humedad será más rápido. Guardarlo en una bolsa de tela ya sea de lino o de algodón, le permitirá respirar, pero lo protegerá del aire y de esta forma se mantendrá durante más tiempo crujiente por fuera y tierno por dentro.

Dejar que el pan se enfríe antes de guardarlo

No hay nada más rico que comprar el pan recién hecho y calentito. En este caso tenemos que dejarlo enfriar al aire antes de guardarlo, ya que si lo guardamos cuando aún está caliente el calor se condensará en forma de humedad que mojará la corteza y reblandecerá el pan de forma que ya no tendrá solución.

Más miga

Los panes con mucha corteza se secan mucho antes que los que tienen poca, por eso si queremos que se conserven durante más tiempo compremos panes rústicos que tienen mucha más miga en lugar de baguettes. ¿Os habéis fijado que los panes que se conservan mejor son aquellos que recuerdan a los que comían nuestros abuelos?

Conservar a temperatura ambiente

La mejor manera de conservar el pan es hacerlo a temperatura ambiente en un lugar donde no esté directamente expuesto al sol, al aire ni a la humedad. Conservar el pan en la nevera no es buena idea, esta es mejor reservarla solo para el pan de molde en su propio envase. Antiguamente se utilizaban las paneras, hoy no suelen verse en muchas cocinas pero en el mercado se pueden encontrar modelos de diseños bonitos.

El pan se puede congelar

Si se trata de un pan bueno y vemos que vamos a tardar tiempo en consumirlo no debemos dudar en congelarlo. Eso sí para hacerlo debemos envolverlo en bolsas apropiadas de congelación o incluso en papel de aluminio, podemos congelarlo entero o en rebanadas. Como en prácticamente todos los alimentos una vez descongelado no podremos volver a congelarlo.

Compartir este artículo